Síntomas

Cada paciente y tipo de IC varían los síntomas

Los síntomas suelen aparecer de forma lenta o manifestarse repentinamente

El diagnóstico de insuficiencia cardiaca es clínico, es decir, es indispensable que la persona que lo padece tenga síntomas o signos de esa enfermedad. Estos suelen aparecer de forma lenta, o manifestarse repentinamente como consecuencia del daño causado al corazón por un ataque cardiaco u otro problema. Además, no se trata de síntomas específicos de la IC, por lo que no ayudan a discriminar entre la insuficiencia cardiaca y otras afecciones. Son diferentes entre una persona u otra, puesto que estos varían en función del tipo de IC que padezca.

Síntomas de la insuficiencia cardiaca

Síntomas más frecuentes de la insuficiencia cardiaca

Disnea: (dificultad para respirar)

Esta se produce por la acumulación de líquido en los alveolos de los pulmones. De esta forma no se puede reemplazar el oxígeno con facilidad. Al principio, solo se experimenta tras una actividad física intensa pero a medida que la insuficiencia cardiaca empeora, aumenta la disnea y puede manifestarse cuando la persona que lo padece está en reposo, como al acostarse. Esto ocurre porque el líquido de los pulmones se expande y se mueve en mayor medida al estar el cuerpo en posición horizontal.

Astenia/fatiga

Se trata de una sensación cansancio por determinados esfuerzos que antes no lo producían. Esto ocurre porque cuando una persona padece de insuficiencia cardiaca, su corazón no puede bombear sangre de forma normal, por lo que no llega suficiente cantidad de flujo sanguíneo y, por tanto, oxígeno a los músculos, lo que deriva a una situación de fatiga muscular. Cuando la insuficiencia cardiaca está avanzada, este cansancio se produce incluso en reposo.

Hinchazón

Esta se debe a la acumulación de líquido, sobre todo en tobillos, pies y piernas, aunque a veces se extiende hasta los muslos o el abdomen. A esta inflamación se le denomina edema. A veces, esta acumulación de sangre ocurre también en la vena yugular, haciéndose esta más prominente y causando una ingurgitación yugular, o en el hígado (hepatomegalia).

Tos seca y sibilancias

Algunos pacientes con insuficiencia cardiaca presentan tos seca e, incluso, silbidos. Estos síntomas aparecen por el mismo motivo que la disnea, debido a la acumulación de líquido en los pulmones. Se manifiestan, sobre todo, cuando se realiza ejercicio físico o cuando se duerme.

Pérdida de apetito

Como sucede con otras partes del cuerpo, el hígado y el aparato digestivo también pueden acumular líquidos, lo que desemboca al final en una sensación de saciedad. Por eso, es probable que un paciente con insuficiencia cardiaca pierda el apetito.

Aumento de peso

Es habitual que una persona con insuficiencia cardiaca experimente modificaciones en su peso. Si se produce una retención de líquidos que provoca un aumento de peso.. Sin embargo, si pierde dichos fluidos acumulados (ya sea, por ejemplo, gracias a un tratamiento específico), disminuirá su peso corporal.

Palpitaciones

El corazón de una persona que padece insuficiencia cardiaca intenta compensar su menor capacidad de bombear la sangre acelerando el corazón y provocando que este lata más deprisa. Esta frecuencia cardiaca irregular causa lo que se denominan palpitaciones.

Nicturia

Debido a la acumulación de líquidos que provoca la insuficiencia cardiaca, el paciente que padece esta enfermedad tiene la necesidad constante de orinar durante la noche.

Mareos y confusión

La reducción de sangre en el cerebro o una presión arterial baja puede provocar mareos, confusión o, incluso, breves pérdidas de conciencia.

5 (100%) 5 votos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies