Diagnóstico

Primero se elabora una historia clínica detallada, después, se realiza una exploración física

Para diagnosticar la insuficiencia cardiaca es imprescindible que existan síntomas o signos característicos de la enfermedad

Para realizar el diagnóstico de la insuficiencia cardiaca, es imprescindible que existan síntomas o signos característicos de esta enfermedad. Dado que estas señales no son específicas de la afección, lo primero que lleva a cabo el especialista es la elaboración de una historia clínica detallada. Para ello, el médico preguntará al paciente por sus síntomas, antecedentes médicos propios y familiares relativos a problemas cardiacos, enfermedades anteriores o recientes, hábitos alimenticios, forma física, factores de riesgo vascular, el estado de su respiración o del sueño.

Una vez elaborado el historial se realizará una exploración física, en la que se medirá la presión arterial y pulso –para averiguar si sufre hipertensión o una frecuencia cardiaca anormal–, exploración de las venas del cuello –por si estuvieran inflamadas debido a la acumulación de sangre en el corazón–, auscultación con fonendoscopio para escuchar la respiración y el corazón –con el fin de averiguar si existen sibilancias, líquido en los pulmones o soplos–, examinar si existe hinchazón de piernas, tobillos o zona abdominal y control del peso.

El electrocardiograma registra la actividad eléctrica del corazón

En los casos en los que el especialista sospeche que su paciente tiene insuficiencia cardiaca, será necesario realizar otros análisis complementarios que servirán para confirmar el diagnóstico de la enfermedad y su intensidad y conocer sus posibles causas. Una de estas pruebas es el electrocardiograma, que registra la actividad eléctrica del corazón. Con este sistema se puede saber si el corazón ha aumentado de tamaño, así como conocer la frecuencia y el ritmo cardiaco, posibles alteraciones o si en algún momento el paciente hubiera sufrido un infarto de miocardio.

El análisis de sangre servirá para examinar los niveles de glóbulos rojos, sales minerales, plaquetas y oxígeno en la sangre

Se realizará una analítica completa. El análisis de sangre servirá para examinar los niveles de glóbulos rojos, sales minerales, plaquetas y oxígeno en la sangre. Así, se podrá averiguar si existen indicios de algún problema en el hígado, riñones, tiroides o anemia entre otros. Lo más importante de esta prueba es determinar las concentraciones de una molécula llamada Péptido Natriurético Cerebral o BNP, ya que su aumento puede ser un indicio de insuficiencia cardiaca.

Radiografía de tórax: visualización de los pulmones, el corazón, los vasos sanguíneos y los huesos del tórax

También es recomendable realizar una radiografía de tórax. Con esta prueba se visualizan de forma detallada los pulmones, el corazón, los vasos sanguíneos y los huesos del tórax y la columna vertebral. De esta forma, podrá verse si existe alguna alteración de forma y tamaño del músculo cardiaco, así como una posible acumulación de sangre en los pulmones. Además, en caso de no tratarse de una insuficiencia cardiaca, esta radiografía puede mostrar otras enfermedades pulmonares con síntomas similares.

La prueba más útil para determinar la IC es el ecocardiograma

Con la resonancia magnética cardiaca se obtienen imágenes de la estructura del corazón y los vasos sanguíneos

Sin embargo, para determinar si un paciente sufre de insuficiencia cardiaca, en la mayor parte de los casos, la prueba más útil es la ecografía o ecocardiograma. Se trata de una técnica en la cual se examina el corazón, su estructura, su función y sus válvulas, con el fin de ver este órgano en movimiento y saber si funciona de forma correcta. Otra alternativa algo parecida es la resonancia magnética cardiaca, con la que se obtienen imágenes que muestra la estructura del corazón al detalle, junto a los vasos sanguíneos que lo rodean. También controla el flujo de sangre en el músculo cardiaco y en algunas arterias. Con esta prueba, se visualiza si existe algún problema cardiaco o si esta parte del cuerpo funciona de forma correcta.

Con la ergometría el médico valora la tolerancia al esfuerzo del paciente

Por otra parte, se pueden llevar a cabo otros exámenes para detectar si una persona padece insuficiencia cardiaca. Entre ellos, está la prueba de esfuerzo o ergometría, que consiste en que el paciente realice ejercicio físico durante un tiempo determinado en una cinta de correr o en una bicicleta estática. A la vez, se registran datos de la frecuencia cardiaca, la presión arterial, la respiración y la actividad eléctrica del corazón, con el fin de que el médico valore la tolerancia al esfuerzo. Los médicos también utilizan un instrumento llamado Holter, que registra el ritmo cardiaco durante, al menos, 24 horas, para averiguar si existen arritmias cardiacas o isquemia del músculo cardiaco.

Técnicas de medicina nuclear: ventriculografía isotópica y gammagrafía de perfusión

Existen, además, técnicas de medicina nuclear con las que se inyecta al paciente cantidades muy pequeñas de material radioactivo llamadas trazadores y que sólo entrañan un mínimo de riesgo, puesto que la radiación es escasa. Se trata de la ventriculografía isotópica –con la que se visualiza el músculo cardiaco y los vasos sanguíneos– y la gammagrafía de perfusión –que evalúa el flujo sanguíneo en el corazón o las zonas donde este es insuficiente–.

Tomografía computarizada multicorte: imagen detalla en 3D del corazón y de las arterias coronarias

La tomografía computarizada multicorte utiliza un equipo de rayos X con el que se puede visualizar, gracias a un líquido inyectado en el paciente, imágenes detalladas en 3D del corazón y de las arterias coronarias. El contraste se introduce a través de una pequeña aguja puesta en la mano o en la parte delantera o interna del codo. Una prueba similar es la angiología o cateterismo cardiaco. En este análisis también se inyecta un contraste líquido a través de un catéter introducido directamente en un vaso sanguíneo, con el fin de visualizar posibles estrechamientos u obstrucciones en las arterias coronarias.

Pruebas de función pulmonar

Los síntomas de la insuficiencia cardiaca se pueden confundir con los de afecciones pulmonares

En ocasiones, los síntomas de la insuficiencia cardiaca se pueden confundir con los que aparecen con determinadas afecciones pulmonares, o incluso ambas patologías pueden darse de forma conjunta. Por ello, en ocasiones, el médico realiza pruebas de función pulmonar. Una de ellas es la espirometría, con la que se mide el grado y la rapidez con la que se inspira y espira el aire. Con este examen, se pueden determinar las causas de los problemas respiratorios que existen, diagnosticar cualquier enfermedad y determinar el tratamiento más adecuado.

5 (100%) 4 votos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies